Congreso de la República de Guatemala
Guatemala, domingo 19 de febrero del 2017 08:17

JUNTA DIRECTIVA 2017-2018
PERIODO 2017-2018

Junta Directiva 2017-2018

No. CARGO NOMBRE PARTIDO_POSTULANTE PARTIDO_POSTULANTE
1 Presidente Oscar Stuardo Chinchilla Guzmán CREO CREO
2 Primer Vicepresidente Felipe Alejos Lorenzana TODOS TODOS
3 Segundo Vicepresidente Eduardo Ramiro De Matta. FCN FCN
4 Tercer Vicepresidente Marvin Orellana López UNE AC
5 Primer Secretario Boris Roberto España Cáceres PP Reformador
6 Segundo Secretario Marco Aurelio Pineda Castellanos PP FCN
7 Tercer Secretario José Rodrigo Valladares Guillén TODOS TODOS
8 Cuarto Secretario Jaime Octavio Augusto Lucero Vásquez UCN UCN
9 Quinto Secretario Aracely Chavarría Cabrera de Recinos PP Reformador
  • DESCARGA_DE_DOCUMENTOS

  • SALUDO_DEL_PRESIDENTE


  • DISCURSOS

    • Discurso de toma de posesión del Presidente del Congreso de la República, Oscar Stuardo Chinchilla Guzmán.

      Discurso de toma de posesión del Presidente del Congreso de la República, Oscar Stuardo Chinchilla Guzmán.

      Invocando el nombre de Dios, asumo con humildad y honor la Presidencia del Organismo del Estado en el cual descansa la soberanía de la nación.

      Y la asumo con plena conciencia del momento crucial que vive nuestro país. El cual se expresa en el agotamiento y deteriorodel instrumento más importantede toda sociedad moderna que es La Política.

      Por lo tanto, se nos exige realizar un compromiso ciudadano para mejorar a profundidad nuestro Estado democrático de derecho.

      En efecto, el funcionamiento económico y político que se ha desarrollado en los últimos treinta años desde el inicio de la Democracia, en Guatemala, es hoy totalmente insuficiente para satisfacer las necesidades básicas de los ciudadanos.

      La creciente frustración ciudadana, acumulada a lo largo de estas décadas de abandono, exclusión y marginación, y que se manifestó en las gestas cívicas de 2015, conocidas como las ¨Jornadas de la Plaza¨, son una clara expresión de la necesidad de cambios ineludibles en el país.

      Veinte años después de la firma de los Acuerdos de Paz, no hemos podido ponernos de acuerdo, para cumplir con los compromisos fundamentales para el fortalecimiento del Estado, y el desarrollo integral de la población más vulnerable del país.

      La Democracia para ser legítima, y el Estado de Derecho para ser justo, no pueden consolidarse,jamás, en un país cuyos fundamentossiguen debilitados por los privilegios, injusticias y corrupción generalizada.

      En consecuencia, afirmomi plena conciencia de lo que reclama hoy el país y de la responsabilidad que implica conducir este alto organismo, en el momento histórico que vivimos.

      Momento histórico que nos reclama comprometernos con las transformaciones que permitan construir un país viable en lo económico y lo político, socialmente aceptable y con credibilidad y respeto internacional.

      En consecuencia, las reformas que hagamos deben ser estructurales e integrales.

      No podemos asumir los desafíos de esta época,bajo la vieja fórmula de“cambiar todo, para que nada cambie”. Lo cual no ha hecho sino profundizar nuestra crisis y llevarnos, sin remedio, a un estallido social.

      La Reforma electoral y de partidos políticos es la más importante del Estado, porque es la base que establece el origen, ejercicio y vigilancia del poder público.

      Lo avanzado, es aún insuficiente, y no garantiza cambios en las estructuras partidarias,para que hombres y mujeres, puedan comprometerse, einvolucrarse en la política con transparencia, probidad y responsabilidad.

      Nuestra Democracia, alcanzará su único y verdadero sentido cuando el pueblo se siente en este recinto para ejercitar su soberanía y trazar las líneas de su desarrollo.

      Democracia implica que el Poder Público esté al servicio de la totalidad del pueblo y no al servicio de élites, estamentos o grupos de interés.

      Vivir en un Estado de Derecho significa: respetar a la división e independencia de los Poderes del Estado, generalidad y certeza de la ley, respeto a las garantías constitucionales y el debido proceso, así como la imparcialidad e independencia en la administración de Justicia.

      Sin embargo, mi compromiso sería estéril sin el compromiso de todos los representantes de la voluntad popular que hoy se encuentran en estePoder Soberano.

      Se trata de que este espacio público sea el centro del debate nacional, respetuoso y constructivo. Con el propósito que los acuerdos y consensos sean siempre en función y concordancia con los intereses de la nación.

      Durante mi gestión, me dirigiré a mis colegas dignatarios con el debido decoro y respetoa su alta investidura.

      Al mismo tiempoles demandaré acompañar las iniciativas urgentes para la reforma institucional del Estado, con el mismo inagotable esfuerzo y sacrificio que hoy pongo a disposición de nuestro país.

      Reconozco que aquí, están representados diversos intereses de la sociedad.Conjugarlos, articularlos y encontrar espacios comunes entre ellos,respetando los disensos, es tarea fundamental y prioritaria en mi gestión como Presidente.

      Para que este proceso sea exitoso, es imprescindible profundizar la Reforma Política que incluye a los tres poderes del Estado.

      Debemos retomar el análisis de las reformas internas del Poder Legislativo a fin de que este se convierta en el poder democrático que reclama el país.

      Es cierto, que es fundamental hacer cambios en el sector Justicia. Pero estosdeben ser cambios de fondo e integrales.

      Los cambios, como ya los hemos iniciado, deben involucrar al Poder Judicial, al Ministerio Público, la Defensoría Publica Penal, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses, la Policía Nacional Civil y el Sistema Penitenciario, para que funcionen como un sistema integrado.

      La certeza del castigo, así como la justicia pronta y cumplida son la garantía de la paz social y la seguridad ciudadana.

      Sin embargo, se requiere hacer esfuerzos más profundos en materia de Seguridad Ciudadana, prevención del delito,promoviendo el arte, la convivencia pacífica, el deporte, la educación y la capacitación vocacional para que nuestros jóvenes tengan alternativas frente al asedio de las maras y el crimen.

      Y tanto en los aportes al sector justicia, como al fortalecimiento de la seguridad ciudadana, este Congreso está llamado a dar respuestas de beneficio para la población.

      Como ustedes saben, este año llevaremos la responsabilidad de construir un andamiaje jurídico e institucional para que, en el futuro, la administración de justicia nos enorgullezca.

      Debemos hacer una revisión integral de las leyes, con el propósito de hacer más ágil la ejecución del gasto, fortaleciendo los mecanismos de control, probidad y transparencia.

      Hoy las demandas de la sociedad van en una dirección y las respuestas del Estado en otra. Este divorcio es una de las causas de la crisis de gobernabilidad que padecemos.

      Los Órganos de Control Público establecidos en nuestra Constitución Política de la República, deben ser apoyados institucional y presupuestariamente para que cumplan con su funciónde fiscalización de los actos públicos.

      En el último año, los Representantes del Congreso de la República, especialmente el ex Presidente Mario Taracena y La Junta Directiva de la cuál formé parte, hicimos un aporte notable en la construcción de un nuevo régimen de legalidad y transparencia.

      Este Honorable Pleno dio muestras de su compromiso con el cambio,aprobando Decretosde importancia nacional, dentro de los que se encuentra: La Reforma a la Ley Orgánica y lade Servicio Civil del Organismo Legislativo, la cual nos servirá de guía.

      Asimismo, leyes como la de la Superintendencia de Administración Tributaria, Ministerio Público, Carrera Judicial y la LEY Electoral y de Partidos Políticos, que tienen rango constitucional, solo para citar algunos ejemplos.

      Sin embargo, no podemos equivocarnos. Aún estamos muy por debajo de las expectativas de la población y muy lejos de recuperar la confianza ciudadana.

      Por ello, insisto: debemos rescatar a la Política.

      Rescatemos a la Política como la actividad digna y solidaria de los ciudadanos que se preocupan y ocupan de los problemas de los demás y que empeñan su bondad, talento y experiencia para resolverlos.

      Nada máscontrario a la Política que la diatriba, la ofensa, el señalamiento arbitrario y la descalificación del que no piensa como nosotros.

      No ignoramos que, hoy, el solo hecho de mencionar a la Política, ofende a los ciudadanos, irrita a los estudiantes, exaspera a los campesinos y a los obreros.

      Sin embargo, rescatar a la Política es la única manera de sobrevivir como Nación libre y democrática. La Nación lo reclama y es tiempo de cumplir con esa exigencia Ciudadana.

      Quiero invitar y convocar a las nuevas generaciones a participar con entusiasmo y valentía.

      Hoy el país exige los más altos estándares de ética, profesionalismo, compromiso, equidad y justicia. Y eso es una demanda que los miembros de este parlamento no podemos eludir.

      La nueva Política exige que se hable con la verdad. Por ello es necesario que así como debemos hacer esfuerzos por establecer una nueva Política, también lo es que, como país, nos esforcemos por construir una nueva Economía.

      Debemos construir las bases de un sistema económico que sea compatible con las necesidades sociales del país.

      Por ahora tenemos un sistema económico que en lo social ha generado grandes masas de pobreza. Y esa pobreza golpea con mayor fuerza a los más débiles.

      Hoy, en nuestro país,los niños y niñas mueren por causas de desnutrición crónica y falta de atención médica, y pareciera que tuviéramos una indiferencia colectiva al dolor de los niños.

      Lo digo con toda sinceridad y espero que este sea el sentir de todos en este hemiciclo:

      ¡DUELES GUATEMALA!

      Hemos convertido a losguatemaltecos, en condiciones de pobreza, en nuestro principal producto de exportación, y esa separación de las familias genera mucho dolor.

      No hemos podido consensuar unmodelo económicoincluyente que logre acá en nuestro país, el éxito que logran fuera esos millones de compatriotas que se han ido en búsqueda de oportunidades y desarrollo.

      Por esta razón, declaro mi apoyo y compromiso al de Plan de la Alianza para la Prosperidad. Evitar el éxodo migratoriohacia el norte debe ser una responsabilidad de todos.

      En ese mismo contexto, debemos contribuir a edificar una economía abierta, competitiva y generadora de oportunidades para los guatemaltecos. Una economía al servicio de los ciudadanos y no sólo de sus élites, especialmente

      Así como el lenguaje de la nueva política debe ser la democracia, la participación, el Estado de Derecho y la transparencia.

      El lenguaje de la nueva economía debe ser la apertura, la libre competencia, la eliminación de privilegios y la responsabilidad con la gente y el ambiente.

      Por ello, inútil seríael esfuerzopor construir un mejor país si al mismo tiempo no hacemos esfuerzos por construir una nueva Economía.

      Una Economía moderna que sea viable en lo productivo y aceptable en lo social.

      El primer reto de esta legislatura en esa dirección será la aprobación de la Ley de Competencia, ajustada a estándares internacionales y regionales.

      Una ley que promueva la inversión, eleve la eficiencia del mercado y, por tanto, que la población gane en calidad, variedad y mejorarespecialmente los precios de la canasta básica.

      Un mercado de libre competencia abre oportunidades, mitiga las desigualdades sociales y genera bienestar.

      El reclamo de laciudadanía es para todos los sectores de nuestra sociedad.

      Cada uno de nosotros debemos transformarnos para lograr un país con justicia e igualdad, con oportunidades y prosperidad para todos.

      Para ello, es imprescindible que nos unamosy dejemos atrás los egoísmos personales y partidistas.

      ¡Hoy, Guatemala nos necesita a todos!

      Este es el desafío histórico al que nos enfrentamos y el Congreso debe conducir de manera responsable y transparente,la discusión y la aprobaciónde las leyes de manera ágil y efectiva.

      Este período de sesiones 2017 dará inicio con la discusión y aprobación de las Reformas Constitucionales en Materia deJusticia.

      Hacer modificaciones a nuestra Carta Magna, constituye un alto privilegio que demanda todo el compromiso y la responsabilidad para una discusión y aprobación acertada.

      Es absoluto y total mi apoyo y compromiso con la aprobación de las Reformas Constitucionales al Sector Justicia.

      Quiero hacer hincapié, que, como congresista, estoy a favor de que nuestra Constitución Política reconozca y valore el aporte que los pueblos indígenas hacen a la resolución de conflictos en sus comunidades.

      Aprovecho para hacer un reconocimiento público a la labor de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, por su lucha en pro de la Justicia y su apoyo a la labor del Ministerio Público.

      Hago, también, extensivo mi reconocimiento al valioso acompañamiento de la comunidad internacional, acreditada en nuestro país, por su cooperación en la búsqueda del bienestar de nuestra nación.

      Les pido a mis colegas y al pueblo, que no desperdiciemos la oportunidad histórica que hoy se nos presenta para construir una Guatemala diferente.

      A mis amigos diputados, les pido que nos unamos y que juntos inscribamos nuestro nombre del lado correcto de la historia.

      Es el momento de tomar partido por el futuro del país, el cual cae sobre nosotros de manera aplastante.

      Les exhorto a que ponderen sus decisiones sobre el futuro del país. A que las valoren, no porque sean éstas políticamente oportunas; sino con la certeza que son moralmente correctas.

      Iniciar este proceso de transformación profunda y real es el legado que espero dejar a mis hijos. Si así lo hago, habré cumplidocon mis electores, con mi pueblo, con las nuevas generaciones y con mi patria.

      Le pido a Dios Sabiduría para el desempeño de esta nueva responsabilidad, y a ustedes,el firme compromiso de que no le fallemos a Guatemala.

      ¨QUE TODOS SE LEVANTEN. QUE NADIE SE QUEDE ATRÁS¨.

      MUCHAS GRACIAS


      DESCARGAR